¡Hola!

Bienvenida a mi blog. Sígueme y prepárate para sudar y sonreír

Review de mi Fitbit Charge HR

Review de mi Fitbit Charge HR

Hoy me deshago de mi querido Fitbit para dejar hueco a un nuevo monitor de ejercicio que me va a ayudar a entrenar para mis próximas carreras. Me llegará esta semana, pero ya os contaré más :)

Algunas me habéis preguntado porqué me deshago de él, así que he decidido hacer una pequeña review honesta, comentando las especificaciones pero también el uso que yo le he dado etc.

La verdad es que antes del Fitbit nunca había tenido un monitor de ejercicio y me lo compré para motivarme tras unos meses más inactivos tras el verano, así que comparo el Fitbit con no tener un monitor de actividad o con llevar el móvil encima con podómetro por ejemplo.

 

Características

Lo que diferencia este modelo de los anteriores (y más baratos) es su monitor de pulsaciones incorporado. Con solo llevarlo puesto en la muñeca puedes conseguir estadísticas de tu esfuerzo a lo largo del día y durante el ejercicio. A mi parecer, ya de gastarse el dinero lo mejor es que tenga este tipo de monitorización ya que a modo de podómetro siempre podemos utilizar nuestro smartphone.

Gracias a su sensor de movimiento es posible también monitorizar la calidad del sueño: cuántas veces nos movemos/despertamos y la duración. Atención: lo he probado y monitoriza la siesta también jajaja

La principal diferencia con los modelos siguientes es que NO tiene GPS.

 

Uso

Yo lo llevaba puesto siempre, incluso para dormir. Al principio no es de lo más cómodo, pero es muy fácil acostumbrarse, y a mi me gustaba tener las estadísticas del sueño ya que siempre tiendo a dormir menos de lo que debo.

Yo me ponía también alarmas silenciosas para despertarme con una vibración, y la verdad es que lo prefiero al despertador normal.

No es resistente al agua con lo cual aunque no pasa nada si le cae agua mientras te lavas las manos, no podrías ducharte o nadar con él.

Respecto a los entrenamientos, puedes presionar el botón principal un par de segundos para comenzar el entrenamiento, y ver estadísticas en la pulsera del entrenamiento en concreto. De todas formas, si empiezas a hacer ejercicio y te olvidas de pulsarlo, o si pierdes el bus y vas corriendo detrás a cogerlo, no pasa nada. Como tiene sensor de pulsaciones, la pulsera sabe automáticamente cuando estás haciendo ejercicio y guarda los datos.

Y en cuanto a la visualización de todos los datos, lo mejor es la app. Es muy sencilla de utilizar y también puedes llevar un tracking de tus comidas. Tiene una base de datos enorme, y puedes elegir el alimento y la cantidad, y automáticamente te graba la cantidad de calorías que has consumido, y al final del día puedes ver el total. Puedes ponerte metas y límites, por ejemplo un número determinado de calorías, kilómetros diarios o calorías quemadas, y al final del día ver qué tal has cumplido.

La visualización de datos en la pulsera es más sencilla. Puedes ver por supuesto la hora, el número de pasos, el número de calorías quemadas, el número de kilómetros y las alturas subidas (escaleras o cuestas)  pero para las estadísticas completas hay que consultar la app ya que la pantallita pequeña es limitada. 

Y hablando de la pantallita, la verdad que es una pulsera bastante estilosa y fácil de combinar. Yo me compré unas joyitas para adornarla y llevarla también en ocasiones especiales o cuando iba más arreglada, la marca es Bezels & Bytes.

 

¿A quién se lo recomendaría?

Para mí fue una enorme motivación. En general me encanta monitorizar todo lo monitorizable y con el ejercicio no iba a ser menos! Después de una época haciendo menos ejercicio me sirvió para volver a estar motivada y con ganas. 

No me dio ningún problema salvo alguna vez, cuando llevaba varios días sin sincronizar, que tuve que reiniciarlo ya que con tanto dato por sincronizar se volvía loquito.

Así que en resumen, si haces (o quieres hacer) ejercicio regular, ya sea en la cinta de correr, clases en el gimnasio, o salir a correr como corredor ocasional, el Fitbit Charge HR es una buena elección. 

He leído que algunas personas consideran que el sensor de medición del pulso no es del todo fiable pero yo, sin ser profesional, no le he visto ningún problema. Saber la intensidad de mi ejercicio en general me ha servido para adaptar mis entrenamientos y darme cuenta cuando no me estoy esforzando lo suficiente.

En la app puedes ver el nivel de intesidad de tu ejercicio, ya que Fitbit calcula cual es tu zona quemagrasas (intensidad cuando caminas normal), tu zona cardio (intensidad cuando corres) y tu zona pico (zona de máximo esfuerzo). 

 

 

¿A quién NO se lo recomendaría?

Si estás pensando en correr, monitorizar tus tiempos, mejorar tus marcas etc. quizá lo mejor sería entonces pasar directamente a un reloj para corredores.

 

Pues eso es todo, pero si tenéis alguna pregunta no dudéis en escribir abajo en los comentarios! Y proximamente hablaré de mi nuevo monitor... byebye Fitbit!!

Diario de mi primera media maratón: Semana 1

Diario de mi primera media maratón: Semana 1

10 sustituciones de alimentos poco sanos por alimentos beneficiosos

10 sustituciones de alimentos poco sanos por alimentos beneficiosos